R con R guitarra

Han pasado ya dos días desde que se publicase el acontecimiento de la semana, un artículo que, resumiendo un paper, demostraba claros fallos básicos y de metodología en uno de los papers más referenciados a nivel económico-político durante los últimos años, de Reinhart y Rogoff, y que apostaba por la necesidad de no llegar a una deuda pública del 90%, pues entonces el crecimiento caía sustancialmente.

Las compañeras de Economía en dos tardes han hecho un buen recopilatorio de artículos sobre el tema.

Me siento casi hasta obligado a escribir algo (en twitter he estado dando mucho al murga), por ser el meme de la semana (a parte de la brutal caída del oro) de la econosfera. Pero intentaré no ser repetitivo sobre lo que ya se ha comentado en todos los lados.

Primero: No debemos culpar a los autores por la austeridad causada. Ni es el único paper que aboga por la austeridad, ni el único utilizado en los últimos años (el de Alesina también es importante). La austeridad tiene un sustrato ideológico, económico y político mucho más potente. Y los que abogan por esta austeridad simplemente hubieran buscado otro paper que enarbolar como bandera.

Segundo: Muestra lo estúpido que es a veces el relegar el debate en estudios bastante débiles. No voy a ser tan crítico como mi amigo @Azuleta sobre la econometría, pero es algo que deberíamos siempre tener en cuenta. Tomar una muestra de datos determinada puede influir mucho en el resultado, y por tanto casi se puede concluir cualquier cosa. (No es algo nuevo, y no dudo de que una buena econometría tiene su importancia, pero no deberíamos verlo, en muchos casos, como la muestra absoluta de la verdad, ya que en general la forma de analizar los datos no es la correcta).

En este caso, a parte del error que se puede ver en la base de datos de Excel que utilizaron para sacar las conclusiones, lo que más hace cambiar los datos es un simple cambio en el valor de la media de crecimiento de Nueva Zelanda. Si es así, si el hecho de cambiar el crecimiento de un solo país te hace cambiar la conclusión de todo el trabajo, este no vale nada.

Porque debemos tener en cuenta la incertidumbre y el error en la toma de datos, que el crecimiento que mide el PIB no es perfecto, etc.

Tercero, el mero hecho de buscar una relación entre crecimiento y deuda pública estudiando los países en conjunto es una absoluta estupidez. Es como los estudios que intentan encontrar el valor de un multiplicador de gasto público sin entender que este será diferente para cada país y en cada circunstancia.

Seguimos teniendo esa necesidad de comparar la economía a la física en nuestra búsqueda de constantes que sean inmutables para hacer leyes económicas del tipo: “Si la deuda pública pasa del 90% del PIB se entra en recesión”. Lo cual es simplemente, absurdo.

Es un problema de nuestra forma de hacer ciencia económica. Es un problema de nuestra forma de vender esta ciencia a la opinión pública. Y es un problema a la hora de no haber corroborado antes que este estudio era una patraña.

Por último, me siento, de momento, con pocas ganas de meterme directamente con los autores del paper. Hay cosas (como la forma en la que se publicó el paper, en un especial que no requería revisión entre pares) que me hace pensar que igual lo hicieron deprisa y corriendo y puede que luego vieran que el tema se había ido de las manos. No creo que sea un error cometido a idea para incrementar el soporte científico de una ideología determinada.

4 comentarios en “R con R guitarra

  1. Que sea una estupidez decir que a partir de una deuda pública del 90% se genera recesión no significa que lo contrario no lo sea también e igualmente que decir que la deuda pública no tiene límite. Yo pienso que los países, al igual que las personas y las familias, tienen cada una sus circunstancias, sus posibilidades y sus limitaciones. Mi familia puede llegar a un nivel de deuda determinada en función de que tenemos unos ingresos X, de que nuestros empleos son más o menos estables (hoy menos que ayer y más que mañana, seguro), de que la procedencia de los ingresos son de fuentes (empresas, administraciones públicas, inversiones…) de más o menos confianza, de nuestro patrimonio (casas, tierras, etc) e incluso de nuestras relaciones familiares. En el caso de los Estados influye también su especialización productiva, el tipo de sus empresas (grandes, pequeñas…), la flexibilidad de sus sistemas de producción, laboral…, su capacidad de innovación; Estados Unidos se puede permitir el lujo del endeudamiento que tiene pero España no y seguramente menos Marruecos o Gambia. Y hay una cuestión ideológica que me sorprende: para la izquierda de toda la vida, vivir con los recursos de los que se disponía era lo adecuado; en los años sesenta, en España se criticó el consumismo (en el mundo occidental había entrado antes) y se señaló como punto de partida la facilidad de crédito y el endeudamiento de las familias. ¿Tanto han cambiado las cosas que ahora el endeudamiento es de izquierdas?

    • (1) Es estúpido decir que pasar del 90% genera recesión. Decir lo contrario no lo es, por lógica, básicamente.
      (2) Los países no son personas ni familias, ni sus finanzas funcionan igual, un elemento básico que hay que aprender para entender realmente como funciona la economía. (Puedes ver algunos de mis artículos o vídeos colgados, el segundo es de los más interesantes, sobre el funcionamiento del sistema monetario moderno.)
      (3) El endeudamiento no es de izquierdas, ni de derechas. Es endeudamiento.
      (4) El endeudamiento en según qué circunstancias es más positivo que negativo, como, por ejemplo, estando en recesión. Si aplicamos medidas para reducirlo que acaban afectando al sistema económico negativamente lo que conseguimos es empeorar las finanzas públicas, como así ha pasado con el gobierno de Rajoy, cuyo endeudamiento ha batido el récord y que, por cierto, es de derechas.
      (5) La izquierda no sé de qué se preocupa. Yo me preocupo por el empleo mucho antes que por el déficit.
      (6) Tenemos un déficit del 10,6% y una tasa de paro que va a llegar al 27%. Por mucho que digan, la austeridad no es expansiva. Así que hay que elegir cual es el problema a solucionar. Rajoy eligió el primero. Yo opto por el segundo.
      (7) Gracias por leer y comentar.

  2. Sigo sin estar de acuerdo en el primer aspecto: para un país, el nivel del 90% de deuda pública le puede costar financiarla menos que a otro el 120% o más que a uno que la tenga del 60%. Lo que a un organismo le lleva a pedir un interés X por su préstamo es algo que escapa al simplismo de un porcentaje y un interés elevado puede hacer que el financiar la deuda sea excesivamente gravoso: por eso digo que tan estúpido es una cosa como la otra. Claro que los países no son igual que las familias: he puesto un ejemplo y señalo cuáles otras cosas influyen en que el nivel de endeudamiento posible de cada país (y añado ahora, de cada momento para el mismo país) sea distinto. Lo que hay que ver es si es sostenible lo que nos cuesta hoy (al país y también a la familia) pagar la deuda que tenemos. Ya sé que estando en recesión hay que hacer políticas de estímulo y, por tanto, gastar; pero aquí aplico la misma lógica que antes: ¿gastar sin fín? ¿hasta dónde? Eso es lo difícil. Y el empleo; un ejemplo: recoger el algodón (soy de una tierra que lo cultiva todavía, cada vez menos) a mano da mucho más empleo que a máquina pero la primera forma llevaba hace 25 años a la desaparición del cultivo porque en otros países lo tenían a menor coste; el empleo de hoy puede ser la ruina de mañana: el empleo, como todo, tiene que ser sostenible; había un visionario que decía que el paro se resolvía poniendo en cada camión de transporte junto al conductor a un suplente (era cuando había un millón de parados y se suponia que los camiones eran un número similar…). Yo también defiendo que el empleo es prioritario pero de nada vale que a cada empresa se le obligue a contratar una persona más: habrá las que puedan mantenerla y las que no. Hay que favorecer que el crecimiento sea con empleo, desde luego. También estoy de acuerdo en que la austeridad no es expansiva, pero el gasto sin freno (véase lo que pasó con Zapatero en sus dos primeros años) fue el origen de que nuestra situación, que no era de las peores en 2007/8, se transformase en una de las peores de los países avanzados solo dos o tres años después. Todo es en qué medida.
    Perdón por no presentarme; soy Martín, de Sevilla, y no sigo muchos blogs pero éste lo ví recientemente y me parece interesante su esfuerzo por explicar cosas. Saludos.

    • (1) Exacto. Tienes razón en que para unos casos puede ser negativo superarlo y para otros no. Lo que no es correcto hacer, como hacía el artículo, es suponer el 90% como una linea que afectaba generalmente a todos los países de forma negativa. Depende de muchos factores, desde la confianza y los intereses, hasta el hecho de que seas o no usuario o emisor de moneda propia lo que hace realmente que se esté a un lado o n otro.
      (2) El gasto desenfrenado tampoco es la respuesta, en el sentido de que necesita tener un planteamiento muy directo, sencillo, específico y tener futuro. Contratar para hacer aceras no tiene futuro. Por ello, lo primordial es, primero no subir los impuestos, primera regla que rompió Rajoy. Segundo apoyar a aquellos sectores que tienen y necesitan futuro, o por lo menos, no recortar el apoyo que se da a sectores como la sanidad y la educación y no frenar el apoyo en I+D que necesitan algunas instituciones y empresas españolas para mejorar su competitividad.

      Veremos que nos tienen preparado este viernes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s