El argumento de la no austeridad y el déficit público.

Debatíamos hoy en twitter sobre la austeridad, ya saben, el debate de siempre.

Hay un argumento que me gusta mucho y que ya venía anticipándolo desde hace al menos un año (creo que hice hace unos meses un artículo sobre el tema). Se trata del argumento de que realmente no estamos aplicando austeridad pública en España.

El argumento tiene su lógica. Tras un año en el que todas las variables han ido a peor (deuda, déficit, empleo, exportaciones, morosidad, tasa de ahorro, etc.) y ante la negativa de querer comprender que eso de la austeridad expansiva (el argumento de que aplicando austeridad en la finanzas publicas se crece) es un mito totalmente falso, su única opción posible es decir que el problema es que realmente no se ha aplicado la austeridad.

Para ello, utilizan un argumento bastante pobre, aunque efectivo, y es decir que el déficit ha seguido aumentando.

En 2012 el déficit se estima, por parte de la Comisión Europea, que será del 10,2%, algo muy similar a lo que estimé hace poco más de un mes analizando los datos de las partidas de ingresos y gastos del sector público hasta el tercer trimestre. De ser así, el déficit sería incluso mayor al de los dos últimos años de Zapatero.

¿Es el aumento del déficit (o de los gastos, como apuntan otros) argumento suficiente como para concluir que no se ha aplicado austeridad?

Ni mucho menos. De hecho, la teoría keynesiana, contraria a la austeridad, explica claramente qué es lo que ha ocurrido. Intentar reducir el déficit aumentando las tasas de los impuestos y reduciendo los gastos discrecionales (aquellos que puedes manipular fácilmente, como consumo, inversiones, transferencias…) impacta tan negativamente la economía que el déficit acaba siendo superior (por la caída en la producción y en la renta no recaudas más y el aumento del gasto cíclico es superior a la caída del discrecional).

La cuestión no es observar, expost, el déficit como ente agregado. Hacer eso es como suponer que yo no he intentado hacer fuerza para mover una roca de dos toneladas porque esta no se ha movido de sitio. Lo que hay que ver, para ver si he hecho ese “esfuerzo” es atender a las variables que así lo indican.

¿Se han subido impuestos? Obviamente sí, IRPF e IVA. ¿Se han bajado los gastos discrecionales? Sí, también, como se pueden ver en los datos del INE que datan hasta el tercer trimestre y que ya analicé en su momento.

Esperemos al 2 de abril para ver concretamente todos los gastos e ingresos del sector público. Aunque, desde luego, y en vista de las previsiones de la comisión europea, no pintan muy bien.

PD: De un artículo de Paul De Grauwe: 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s