Juegos de suma cero, o porqué nos va a costar exportar.

El otro día, en la conferencia de Antón Costas, este dio en el clavo en un elemento que se tiene en cuenta muy de refilón. ¿Es Europa un juego de suma cero?

Contextualicemos para los que no conocen esta terminación. Un juego de suma cero es aquel en el que por cada ganador hay un perdedor. Si tiramos una moneda y uno se lleva todo lo apostado y el otro se queda sin nada, estamos ante un juego de suma cero.

En Europa podemos hacer la siguiente simplificación: Si alguien exporta es porque alguien está importando. Eso es cierto siempre y cuando las relaciones comerciales se den dentro de Europa. Si todos los países de Europa exportaran, significaría que los que importarían nuestros productos tendrían que estar fuera de Europa (hablo siempre en términos netos).

Cuando se dice que España debe crecer exportando (pues actualmente no tenemos otra opción), significa que otros países deben importar nuestros productos y que otros países exporten menos.

Por ello, incluso muchos de los que reclaman austeridad (y yo estaría quizás, próximo a estos) para España, piden a los países del núcleo europeo (Alemania, Francia…) que no tome medidas de austeridad y potencien su consumo interno, dejando a la periferia que pueda exportar más.

En cierto sentido, podemos entrar en una de esas guerras de divisas que, al estilo de la competencia a la Bertrand, devalúe los precios de forma que todos los países bajen sus precios para atraer a los consumidores, de forma que, poco a poco, al igual que las empresas, reducen el precio al mínimo posible y reducen abultadamente sus beneficios.

A las empresas no se les permite entablar relaciones y estrategias competitivas para alejarse conscientemente de este proceso (aunque aun así lo hacen, aunque sea indirectamente), pero a los países sí se les permite entablar relaciones y estrategias de cooperación. De ahí que muchos tienen miedo de que volvamos a una época de “proteccionismo” (que de momento no parece ser el caso) y abrazan la globalización.

Aun así, todos luchan por exportar (siguiente la creencia clásico de que “es lo óptimo”, bajando sus costes, sin darse cuenta de que, en esencia, podemos ser participes de un simple juego de suma cero en el que al final, irónicamente, todos perdamos.

Edito con la respuesta que he expuesto en los comentarios porque explica algo más este argumento:

Si los consumidores reciben la misma renta, una bajada en precios les beneficia, pero si los consumidores reciben menos renta, porque la bajada en costes implica reducción de personal, no sale ganando nadie. Una de las razones por lo que los términos y acciones empresariales no se pueden extrapolar de forma directa a los países.

En un contexto en el que el aumento de la productividad se haga manteniendo el consumo interno, esto aumenta el excedente que fundamenta la exportación. Pero de nuevo, el excedente que se está creando no es por una mayor producción, sino por un menor consumo, de ahí que también bajen nuestras importaciones.
Esto se está extrapolando al resto de países. Alemania está perdiendo fuerza industrial en esta ultima parte del año. En parte, quizás porque todos le compramos menos, en parte porque todos intentamos ser los que más venden.Y si la única fuerza que tenemos para aumentar nuestras exportaciones netas es bajar nuestras importaciones por la vía de una bajada en la renta, puede pasar lo que, de hecho (sorpresa) está pasando, una vuelta a la recesión en forma de menor demanda.

Y además volvemos a lo mismo, la mejor forma de exportar sería siendo más baratos que China,pero, ¿qué precio social deberíamos pagar para que las condiciones laborales, y por tanto los costes productivos, estén al nivel asiático?

Anuncios

4 comentarios en “Juegos de suma cero, o porqué nos va a costar exportar.

  1. Hombre, pero si bajamos costes, los consumidores salen ganando, quedarán los exportadores que mas barato lo puedan hacer, que podrán exportar a Europa y quizá fuera. Por eso se promociona la competencia, en el fondo es mejorar la productividad de los paises (y de la UE en conjunto).

    Además que se supone que es para colocar el excedente que ahora no se compra en el pais, o se coloca fuera o se lo comen (con patatas). Si hay algún país que esté en condiciones de importar, claro.

  2. Si los consumidores reciben la misma renta, una bajada en precios les beneficia, pero si los consumidores reciben menos renta, porque la bajada en costes implica reducción de personal, no sale ganando nadie. Una de las razones por lo que los términos y acciones empresariales no se pueden extrapolar de forma directa a los países.

    En un contexto en el que el aumento de la productividad se haga manteniendo el consumo interno, esto aumenta el excedente que, como bien dices, fundamenta la exportación. Pero de nuevo, el excedente que se está creando no es por una mayor producción, sino por un menor consumo, de ahí que también bajen nuestras importaciones.
    Esto se está extrapolando al resto de países. Alemania está perdiendo fuerza industrial en esta ultima parte del año. En parte, quizás porque todos le compramos menos, en parte porque todos intentamos ser los que más venden.Y si la única fuerza que tenemos para aumentar nuestras exportaciones netas es bajar nuestras importaciones por la vía de una rebaja en la renta, puede pasar lo que, de hecho (sorpresa) está pasando, una vuelta a la recesión en forma de menor demanda.

    Y además volvemos a lo mismo, la mejor forma de exportar sería siendo más baratos que China,pero, ¿qué precio social deberíamos pagar para que las condiciones laborales, y por tanto los costes productivos, estén al nivel asiático?

  3. Pero es inevitable. Si los aquí se están generando stocks, se los estan comiendo con patatas, si no hay clientes, al paro van los trabajadores igual. Si puedes colocarlo todo fuera al precio de siempre guay, si no te lo compran todo por su coste intentarás rebajarlo cuanto puedas, y cuando aun así te quede stock, tendrás que reducir la producción y echar gente. O juegas y que quede el mejor o no juegas y el mejor que quedará será el otro, si no puedes esportar, ya has perdido, hay que dar por descontado esos parados e intentar que sean los mínimos posibles, si es necesario exportando el paro a otros, no es bonito, pero entre ello y tú, mejor ellos.

    Y si quedas en tablas y los dos pillais igual, pues mala suerte, parados en los dos lados, la producción se ajusta al óptimo, y hay mas dinero disponible en los clientes que tarde o temprano podrán comprar otra cosa. En estas condiciones no puedes ni permitirte un pacto de no agresión, porque significará de todas maneras reducir la producción y echar gente (sin el beneficio de tener mejores precios para los clientes, por tanto una situación peor para el conjunto).

    De todas formas, lo que exportas no tiene por que perjudicar a terceros, si vas a exportar algo tecnológico que aumenta la producitividad de los clientes, ganamos todos.

  4. Claro. Yo voy más a que el efecto de una devaluación controlada vía deflación de salarios no tiene efecto si está es común entre todos.

    Es decir, imaginemos que un país (A) devalúa su moneda, esto hace que sus productos sean más baratos en relación al exterior por el tipo de cambio, imaginemos, entre el país A y el B. Sin embargo si el país B también devalúa su moneda, el efecto no existe. Si los dos tratan de exportar vía devaluación, no se consigue nada excepto toda una serie de efectos de transición que embrollan todo. Ahora no se puede devaluar la moneda claro, pero el efecto puede ser parecido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s