Manifestación en Zaragoza. 29S

Tengo que reconocerlo, yo no iba a ir a la manifestación en Zaragoza, pero el destino, y la única y pequeña parcela reivindicativa de mi tranquila forma de ser, me lo pedían.

Así que sin quererlo ni beberlo quedé sin pensarlo con uno de mis amigos y fuimos para allá.

Hay varias cosas a destacar, positivas y negativas.

En primer lugar, el hecho de que hubiera dos (o según me enteré después, tres) manifestaciones diferentes no ayuda en el conteo de manifestantes y el baile de cifras y de participación será aun más divertido y rápido, algo así como un rock clásico, pero sin pareja.

El camino que tome yo, con La Unión General de los Trabajadores y Comisiones Obreras, saliendo de Plaza Paraíso hasta la Plaza del Pilar, era bastante suave. Había huecos, demasiada gente por las aceras mirando y poco (o nada) del griterío típico de una manifestación como el que sí había en la de OSTA, que se iba hacía la puerta del Carmen. Tan pacífica que más parecía una marcha o procesión (quizás de ahí que hubiera tantos espectadores). Pocos jóvenes, a los que supuestamente les atañen estos cambios, pocas ganas de reivindicar.

Y aun así, no sé, ha sido algo más de lo que esperaba. Sobre todo por la vuelta inicial que hemos dado al todo el centro, donde pensábamos encontrarnos cuatro gatos con dos pancartas gritando como locos, pero no, ha habido una afluencia aun mayor de la que, en principio, una podía llegar a creer.

Sin incidentes, sin altercados. Y sin banderas, pues no había nada que pudiéramos ponernos en plan reivindicativo.

El fallo, por tanto, que le veo, ha sido el protagonismo exacerbado de unos sindicatos que no tienen tanta simpatía como deberían. No ha sido una manifestación del pueblo, sino de los sindicatos, y quizás es por que estos son ya los únicos que intentan dar el último suspiro de una sociedad algo acomodada y pasiva, o quizás porque la gente realmente no creía que hiciera falta reivindicar nada.

Yo he ido, y he tenido que ir obligado por una conciencia que me dice que, si quiero quejarme de la situación, debo hacerlo de todas las maneras posibles, aunque sepa ya de antemano que esta huelga no vaya a tener la utilidad que debería.

Al llegar a la plaza del Pilar estaba cantando (o sonando) Labordeta, con su canto a la libertad, y han empezado a hablar los sindicatos, acto en el que nos hemos escabullido a cenar.

A todos los que critican las medidas de Zapatero, gracias por ir. En sentimiento, digo.

Anuncios

2 comentarios en “Manifestación en Zaragoza. 29S

  1. Sin duda, quejarse es un derecho que lleva hacia la obligación y la responsabilidad se seguir con las mismas ideas y posturas.
    Nos falta participar activamente en la vida social y política, simplemente (que ya es mucho) por que está mal visto la política.
    Snif.

  2. Pingback: Tres vivencias diferentes de día de huelga. « Accions des de BCN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s